Una enana blanca explota y genera luz ultravioleta al ser 3 o 4 veces más caliente que el Sol

El insólito destello de esta supernova fue percibido por primera vez hace unos meses y los astrónomos piden un año más para poder observar qué se encuentra en el centro de la explosión.

Un equipo de astrónomos y astrofísicos reporta haber registrado una insólita emisión de luz ultravioleta proveniente de la explosión de una supernova tipo Ia. Se trata de solo el segundo caso observado en que esta clase de eventos espaciales se manifiesta en radiación ultravioleta, afirman los investigadores en un artículo publicado en The Astrophysical Journal la semana pasada.

Los científicos califican de “inusual” el fenómeno de esta supernova, designada SN 2019yvq, y se muestran particularmente sorprendidos por las elevadas temperaturas que generaron su emisión. A ciencia cierta saben que la estrella original era una enana blanca y el primer destello de su explosión alcanzó la Tierra en diciembre pasado, tras viajar una distancia de 140 millones de años luz.

El equipo se reserva un año para poder determinar qué fue exactamente esa explosión, pero ya está barajando cuatro posibles escenarios de qué podría ser lo que lo ocurrió a la estrella.

El primero de esos escenarios supone que la estrella se habría vuelto inestable tras engullir a su estrella compañera, si es que formaban un sistema binario. La segunda conjetura señala que el material radiactivo extremadamente caliente del núcleo de la enana se habría mezclado con sus capas externas, calentándolas. Según una tercera, el helio de una capa externa habría provocado que se incendiara el carbono del interior, ocasionando una explosión doble. Y por último, también creen que el estallido podría deberse a la fusión de dos enanas blancas.

“La forma más sencilla de crear luz ultravioleta es tener algo muy, muy caliente”, explicó en un comentario el primer autor del estudio, Adam Miller, de la Universidad del Noroeste (Illinois, EE.UU.). “Necesitamos algo que esté mucho más caliente que nuestro Sol, tres o cuatro veces más caliente. La mayoría de las supernovas no son tan calientes, por lo que no se percibe una radiación ultravioleta muy intensa”.

En su estimación, algo insólito debió de sucederle a la estrella que “creó un fenómeno muy caliente”.

Miller deja claro asimismo por qué los astrónomos necesitan un año para profundizar en el tema. “A medida que pasa el tiempo, el material explotado se aleja más de la fuente”, dijo. A continuación, la capa de este material se adelgaza y los científicos pueden ver a mayor profundidad. Cuando haya transcurrido un año, esa capa será tan delgada “que podremos ver todo el centro de la explosión”, indica.

El estudio posterior de la supernova SN 2019yvq pretende mejorar la comprensión de nuestro propio planeta, según el científico. La mayor parte del hierro del universo es generada por supernovas tipo Ia, de manera que información adicional sobre este fenómeno podría brindarnos más datos sobre el hierro, muy abundante en nuestro planeta, y también sobre otros planetas rocosos cuyo núcleo está hecho de hierro.

A principios de este año los observatorios registraron asimismo una misteriosa explosión de ondas gravitacionales, de las que perturban el espacio-tiempo. Una de las hipótesis barajadas sugiere que podría ser resultado del colapso de una supernova.

admin