Puente dental: tipos, beneficios y desventajas

Ante la falta de elementos dentarios en la boca, el odontólogo puede sugerir la colocación de un puente dental. Se trata de una alternativa que permite recuperar la estética y las funciones que se pierden con la pérdida de los dientes.

Pero, ¿en qué consiste? ¿Cuáles son sus ventajas y desventajas? Al respecto, existen muchas dudas. Por eso, a continuación queremos detallar qué es, sus tipos y cuáles son sus principales beneficios. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es un puente dental?

Un puente dental es un tipo de prótesis fija que se utiliza para reemplazar uno o varios elementos dentarios contiguos, ausentes en la boca. En particular, este cubre la zona de los dientes faltantes con coronas artificiales que se cementan en los dientes sanos que la persona aún conserva.

Ahora bien, para que el puente dental quede unido a las piezas dentarias vecinas, estas deben ser talladas con anterioridad. Esto significa que a dichos elementos se les realiza un desgaste y, sobre ellos, se cementará la estructura. Con esto, el paciente no puede retirarse la prótesis, que queda fija en la boca.

Con este tipo de rehabilitación, se pueden recuperar funciones que se pierden al faltar uno o más dientes. Entre ellas, la estética, la oclusión, la capacidad de masticar, la forma de la cara, el habla y la pronunciación.

En general, los puentes dentales pueden estar fabricados en los siguientes materiales:

  • Metales.
  • Resinas.
  • Cerámica.
  • Porcelana.
  • Cerómeros.
Un puente dental es una prótesis fija que se emplea para reemplazar las piezas dentales faltantes.

También te puede interesar: Cómo tener una sonrisa perfecta

¿Cómo se realiza un puente dental?

Luego de que el odontólogo realice el diagnóstico y haya decidido, con el paciente, solucionar la ausencia de elementos dentarios con la colocación de un puente dental, estos serán los pasos que seguirá para hacer la colocación:

  1. Tallado de los dientes pilares: con anestesia previa, el profesional desgastará las piezas dentales vecinas con la turbina. Estos elementos reciben el nombre de pilares, ya que serán el apoyo del puente.
  2. Toma de impresión: se toman moldes de la boca que se envían al laboratorio dental para que se confeccione el puente.
  3. Provisorios de resina: sobre el modelo de diagnóstico se realizan coronas provisorias para colocar sobre los pilares tallados durante el tiempo que tarde en confeccionarse el puente. Así, se mantiene la estética y la salud de los elementos desgastados.
  4. Prueba del metal: se prueba la estructura metálica del puente; si ajusta bien o si se necesitan correcciones.
  5. Prueba del color: se toma el color del paciente y se envía al laboratorio otra vez.
  6. Prueba del puente: se prueba el puente completo y se hacen los ajustes correspondientes. Se envía una última vez al laboratorio para que le den las terminaciones y brillo.
  7. Cementado del puente: se coloca un cemento especial sobre los pilares tallados y se coloca el puente en la boca.
  8. Controles posteriores: luego de un tiempo de uso, el odontólogo programará otra cita para chequear que todo esté en orden.

¿Qué tipos de puentes dentales hay?

Existen diferentes tipos de puentes dentales. Los principales son el tradicional, el voladizo, el Maryland y los soportados por implantes. La elección uno u otro depende de cada caso clínico en particular. El odontólogo será quien guíe el proceso, de acuerdo a las necesidades individuales.

Puente dental tradicional

El puente dental tradicional es aquel que se utiliza cuando hay elementos dentarios naturales a ambos lados del espacio vacío de las piezas faltantes. Así, dicha brecha es ocupada por uno o varios dientes artificiales que se sostienen de las coronas que se cementan a cada lado, sobre los dientes pilares.

Al tener pilares a ambos lados, son los que mejor distribuyen y soportan la fuerza de la masticación. Por tal motivo, se suelen elegir para el sector posterior.

Puente dental voladizo o Cantilever

El puente dental voladizo es similar al puente tradicional, con la diferencia que se sostienen de un solo pilar. Es decir, en este caso solo se requiere de un diente natural vecino al espacio generado por los elementos dentarios ausentes.

El odontólogo tendrá que tallar el diente elegido como pilar. Sobre este, se cementará la corona con el puente que contendrá los dientes artificiales para ocupar el espacio vacío. Al tener un solo punto de apoyo, pueden resultar menos resistentes. A veces, se fracturan o se despegan por generarse una palanca durante la masticación.

Puente dental Maryland

Estos puentes utilizan dos elementos dentales naturales como pilares, uno a cada lado del espacio vacío. La diferencia con los tradicionales es que estos no utilizan coronas sobre los pilares, sino unas aletas laterales, metálicas o de porcelana, que se adhieren a la superficie posterior de los dientes vecinos.

Para poder realizarlos es necesario que haya un elemento natural a ambos lados del espacio creado por las piezas dentarias ausentes. Aquí el tallado es mucho menor, por lo tanto, es la opción más conservadora. De todos modos, solo se puede utilizar en sectores que no reciban mucha carga oclusal, ya que no pueden soportar tanta fuerza.

Puente dental soportado por implantes

Como lo indica su nombre, estos puentes utilizan implantes en lugar de coronas sobre dientes tallados. Para su colocación, se debe realizar una cirugía en la que se colocan implantes que luego sostendrán el puente.

En general, se necesitan dos momentos quirúrgicos: uno para colocar los implantes y otro para colocar el puente. Pueden pasar varios meses hasta terminar todo el proceso.

La cantidad y la ubicación de los implantes varía según cada caso clínico. Se pueden colocar uno al centro del espacio, uno por elemento faltante o uno en cada extremo de la brecha.

Este tipo de puente dental es el más estable y el que mejor soporta las cargas oclusales. También suelen ser los más cómodos para la persona, y los únicos que evitan la reabsorción ósea del espacio sin dientes.

Beneficios de usarlos

La colocación de un puente dental tiene beneficios tanto en cuestiones estéticas como de salud. Una vez se realiza la intervención, la persona puede volver a masticar y alimentarse con normalidad. Además, mejorará su fonación al no tener esos espacios vacíos que pueden originar sonidos involuntarios, silbidos u otros hábitos linguales.

Desde el punto de vista estético, tener todos los dientes en la boca ayuda a la confianza y a la autoestima. Evita burlas y mejora el aspecto físico al mantener la forma de la cara. De igual forma, al ocupar el espacio de los dientes perdidos, se evita que los elementos remanentes se muevan y cambien de posición.

Como están fijos en la boca, su mantenimiento es fácil y su limpieza es igual a la de los dientes naturales. La persona suele acostumbrarse de manera rápida a su presencia en la boca, asimilándolo cómo parte de su estructura bucal.

El costo del puente dental es una de sus ventajas más notables. Son duraderos y, en comparación a los implantes, mucho más económicos.

Beneficios de usarlos
La colocación de un puente dental ayuda a restablecer las funciones de los dientes ausentes. Además, mejora la estética del rostro.

Descubre: 5 hábitos que te ayudan a cuidar tu salud dental

Desventajas del puente dental

Antes de elegir un puente dental como solución a la ausencia de los dientes, es necesario conocer algunas desventajas de este método. A continuación, detallamos algunas:

  • Desgaste de los dientes pilares: la principal desventaja de este tipo de prótesis es la necesidad de tallar piezas dentales sanas. Al causar un desgaste en las mismas, incrementa el riesgo de padecer otros daños en el proceso. Incluso, en ciertos casos es necesario hacer un tratamiento de conducto. Por otro lado, dado que se cambia su forma, estas piezas siempre deben ir cubiertas por una corona.
  • Estética: al realizarse con metal, se puede teñir y manchar el pilar o la encía.
  • Riesgo de filtraciones: debido al espacio entre el pilar y la corona, se pueden generar caries por debajo de la corona cementada.
  • Riesgo de movilidad: los pilares pueden moverse, sobre todo si soportan mucha carga oclusal durante la masticación. No es recomendable usarlos en pacientes que tienen hábitos nocivos como bruxismo, morder objetos o comerse las uñas.
  • Reabsorción ósea: el hueso donde no hay elementos dentarios, al no tener estímulo, se va reabsorbiendo.
  • Durabilidad: suelen mantenerse por varios años en la boca, pero si se comparan con los implantes, tienen menor duración.
  • Riesgo de gingivitis: se pueden acumular bacterias en el espacio que queda entre el puente y la encía, lo que causa inflamación de esta última.

Orientarse con el odontólogo es importante

Los puentes dentales representan una buena opción para reponer esos dientes que, por alguna razón, faltan en la boca. Aún así, antes de optar por este método, es importante consultar con el odontólogo.

El profesional ayudará a resolver todas las dudas en cuanto a sus materiales, tipos, diseño y fijación. Además, evaluará si pueden presentarse inconvenientes. ¡Tenlo en cuenta!

admin