Monocitos altos en sangre: síntomas y tratamientos

Visitas : 213

Nuestra sangre contiene muchos más tipos celulares y sustancias que las que son típicamente conocidas, como los glóbulos rojos. Un buen ejemplo son los monocitos. Son células que circulan en nuestra sangre, que proceden del sistema inmunitario y que pueden encontrarse altos en una analítica.

Los monocitos son fabricados en la médula ósea y se transportan con la sangre hasta los diferentes tejidos. Ya llegados a los tejidos se convierten en macrófagos y realizan su función de defensa. Se encargan de eliminar ciertos productos de desecho y elementos peligrosos para nuestro organismo.

Además estas células también actúan en el proceso de inflamación. Los monocitos representan entre un 4 y un 8% del total de las células de nuestra sangre. Sin embargo su concentración varía dependiendo de la edad, las infecciones o si existe algún proceso inflamatorio activo.

En este artículo te explicamos por qué pueden estar los monocitos altos en sangre y cuál es la relevancia de este hecho. Es un factor imprescindible que se debe tener en cuenta a la hora de realizar un análisis de sangre o de conocer el estado inmunitario de una persona.

¿Por qué se elevan los monocitos en sangre?

Como ya hemos mencionado, los monocitos son células que forman parte de nuestro sistema inmunitario. Son protagonistas en procesos inflamatorios e infecciosos. Se dice que están elevados cuando su concentración supera el 8% de las células de la sangre.

Lo cierto es que el hecho de que los monocitos estén elevados no tiene por qué generar síntomas. No obstante lo que sí que aparecerá son los síntomas y signos de la situación que esté provocando este aumento. De manera resumida podemos decir que las causas más frecuentes son:

  • Infecciones, como por ejemplo una persona con malaria. Lo cierto es que las infecciones son la causa más frecuente, aunque sean infecciones transitorias.
  • Enfermedades autoinmunitarias e inflamatorias. La más frecuente es la artritis reumatoide.
  • Trastornos sanguíneos.
  • Procesos cancerígenos como leucemias y linfomas.
análisis de sangre
Los análisis de sangre permiten contabilizar los glóbulos blancos y glóbulos rojos presentes dentro del organismo

Podría gustarte: Entendiendo un análisis te sangre: te explicamos todos los parámetros

Monocitos altos por una infección

Se trata de la causa más frecuente. Los monocitos se elevan tanto en una infección simple como un mero resfriado, así como en una infección crónica. Por ejemplo en el caso de la tuberculosis. Por eso el hecho de que aparezcan elevados en un análisis es un dato muy inespecífico.

Enfermedades inflamatorias

Estas células también pueden ser un indicador de que existe un proceso inflamatorio en alguna parte de nuestro cuerpo. Es el caso de la artritis reumatoide. Es un trastorno inflamatorio crónico que afecta a las articulaciones y causa dolor y pérdida de movilidad.

Neoplasias sanguíneas

Las células de la sangre también pueden experimentar procesos neoplásicos. Esto significa que los diferentes tipos de células pueden crecer descontroladamente y aumentar su concentración. Puede ser una causa de que los monocitos aparezcan elevados.

células de la sangre

Quizá te interese: Tipos de sangre

¿Cómo se detectan los monocitos altos en sangre?

En un análisis de sangre completo se suelen indicar las proporciones de todas las células presentes en la sangre. Es un método sencillo y eficaz para detectar esta situación. Sin embargo, como ya hemos indicado, algunos datos son inespecíficos y deben ser estudiados más profundamente.

Según el número de monocitos que haya es más probable que se trate de un proceso u otro. Por ejemplo, si los niveles son ligeramente elevados lo más frecuente es que se trata de una infección leve. Por otro lado, si son niveles excesivamente altos pueden ser indicativos de leucemia.

El médico será el encargado de analizar la concentración de monocitos. Según vea necesario realizará las exploraciones necesarias para encontrar la infección o el proceso inflamatorio, si es que existen.

Por ello es muy importante saber si aparecen otros síntomas que acompañen a este hecho. No existe ningún tratamiento para los monocitos altos en sangre, sino que el tratamiento se basa en solucionar la causa subyacente.

Aún así hay que destacar también que el ejercicio puede ser una forma de mejorar las cifras de monocitos. Ayuda a regular el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario y actúa como una medida antiinflamatoria natural.

Para concluir, lo importante es recalcar que los monocitos altos son un signo muy inespecífico. Para poder realizar un diagnóstico es esencial acudir al médico. Además, la mayoría de las veces solo es consecuencia de una infección leve y pasajera.

admin