Periodista mexicana revela secretos que podrían ocasionar una “implosión” en el Cártel de Sinaloa principal distribuidor global de cocaína

Periodista mexicana revela secretos que podrían ocasionar una “implosión” en el Cártel de Sinaloa, principal distribuidor global de cocaína

En ‘El traidor’, el nuevo libro de Anabel Hernández, se afirma que Ismael ‘Mayo’ Zambada fue el verdadero jefe de Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, al frente de la mayor organización narcotraficante del mundo.

La periodista Anabel Hernández aseguró que Ismael ‘Mayo’ Zambada ha sido siempre el verdadero líder del Cártel de Sinaloa, por encima de Joaquín ‘Chapo’ Guzmán, a partir de una serie de testimonios y documentos en donde se explica desde adentro el funcionamiento de la mayor organización de narcotraficantes del planeta.

En su nuevo libro titulado ‘El traidor, el diario secreto del hijo del Mayo’, la periodista mexicana cuenta la manera en que Vicente Zambada Niebla —mejor conocido como ‘Vicentillo’, el narcotraficante preso en EE.UU. y uno de los principales testigos en el juicio contra Guzmán— le hizo llegar en 2011 diversos documentos a través de su abogado, Fernando Gaxiola.

Con el paso del tiempo y tras varias reuniones, Gaxiola compartió con la periodista detalles sobre el funcionamiento interno del Cártel de Sinaloa, la presunta colaboración de narcotraficantes con la DEA (la agencia antidrogas estadounidense) y altos funcionarios del Gobierno mexicano, incluyendo el supuesto pago de sobornos millonarios a tres expresidentes de México: Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto.

La historia detrás del libro

En una entrevista en Aristegui Noticias, la periodista Anabel Hernández explicó que tras la publicación de su libro ‘Los señores del narco’ fue contactada por el abogado de Zambada Niebla.

“En enero de 2011, me contactó una persona insólita. El abogado de Vicente Zambada Niebla, el hijo del ‘Mayo’ Zambada, el líder del Cártel de Sinaloa durante los últimos 50 años”, señaló Hernández. “Este abogado me contacta porque su cliente se lo pidió”, agregó periodista. 

Zambada Niebla fue arrestado en la Ciudad de México el 19 de marzo de 2009​ y extraditado a EE.UU., en febrero de 2010, para ser juzgado por delitos de narcotráfico y apresado en una cárcel de Chicago.

La periodista Anabel Hernández recibe un premio en Bonn, Alemania, 27 de mayo de 2019.Malte Ossowski / Sven Simon / www.globallookpress.com

“La historia que quería contarme Vicentillo, a través de su abogado, era que el Gobierno de EE.UU. había hecho un trato, un acuerdo, un pacto desde hacía muchos años con el Cártel de Sinaloa”, dijo Hernández.

No obstante, según cuenta la periodista, el gobierno de EE.UU. habría incumplido el pacto con Vicentillo, por lo que el capo quiso hablar mediante su abogado.

El asesor jurídico de Zambada Niebla, quien padecía una enfermedad terminal, comenzó a revelarle a Hernández datos que iban más allá de la petición de su jefe, con el supuesto objetivo de esclarecer un pasaje significativo en la historia de México.

“El abogado, a través de cientos de horas de conversaciones que tuvimos en Chicago, Ciudad de México y otras partes, empezó a contarme secretos muy internos del Cártel de Sinaloa, que ya no correspondían al deseo de Vicente Zambada Niebla, sino al propio deseo del abogado, de que los mexicanos entendiéramos realmente qué es el Cártel de Sinaloa, cuál es el peso que ha tenido en la historia de México en los últimos 50 años, cómo funciona este sistema criminal que nadie realmente en México y EE.UU. ha querido desbaratar”, aseguró Hernández.

Durante el juicio contra el ‘Chapo’ Guzmán, celebrado entre 2018 y 2019 en Nueva York, Vicentillo fue uno de los principales testigos de la fiscalía estadounidense. En mayo de este año, un juez de Chicago lo sentenció a 15 años de prisión, incluyendo los 10 que el capo ha purgado condena.

De acuerdo con informes de inteligencia en EE.UU., el Cártel de Sinaloa tiene presencia en 70 % de los países del mundo.

Distribuidor mayorista

La versión relatada por la periodista plantea una reinterpretación de cómo funciona el mercado de la droga a nivel global.

De acuerdo con documentos y testimonios del abogado, contrastados y verificados por la reportera, el principal negocio del Cártel de Sinaloa es fungir como un distribuidor mayorista de cocaína, metanfetamina, marihuana y heroína para otras organizaciones criminales.

De este modo, el Cártel de Sinaloa adquiere alrededor de 280 toneladas anuales de cocaína, provenientes de Sudamérica, para luego revenderle la droga a otras organizaciones criminales y políticos que desean hacer negocio con el tráfico de esa sustancia.

De la cocaína adquirida por el ‘Mayo’ Zambada, este revende cerca del 80 % a otros cárteles de la droga y el otro 20 % de la mercancía la distribuye por su propia cuenta hacia EE.UU. y otras partes del mundo.

Con ello, el capo se habría convertido en un distribuidor mayoritario que, al revender la sustancia ilícita a otros cárteles, podía mitigar riesgos en su propio negocio.

Dentro de este esquema, lugares como Ciudad de México, Culiacán y Los Ángeles presuntamente funcionaban como las grandes “bodegas” de la droga a nivel global, y a partir de ahí se distribuían mediante otros compradores. 

Vicente Zambada Niebla es presentado tras su detención en Ciudad de México, el 19 de marzo de 2009.Daniel Aguilar / Reuters

Según el testimonio de Jesús ‘Rey’ Zambada (preso en EE.UU. y hermano del ‘Mayo’), quien era contador del Cártel de Sinaloa, la organización criminal compraba un kilogramo de cocaína en Colombia a un precio de 3.000 dólares.

Una vez en México, la mercancía ya valía unos 13.000 dólares. Esa misma cantidad, en California, era expendida en 24.000 dólares; en Australia a 200.000 dólares; y en Italia, en 50.000 euros.

Operaciones que dejan al descubierto la manera en que el ‘Mayo’ Zambada —”el jefe de jefes” del narcotráfico en México, según Hernández— habría traicionado a sus propios colaboradores.

“El propósito del libro es generar una implosión dentro del cártel”, señaló la periodista.

Mover la droga legalmente

Otra de las revelaciones sería la manera detallada en que, supuestamente, las redes del narcotráfico transportan droga alrededor del mundo mediante compañías formalmente establecidas.

“Esta historia de los submarinos y los túneles es un poco folclórica, está bien para las crónicas morbosas de narcotráfico, pero la realidad es que la gran mayoría del transporte de esta droga que va por todas partes del mundo, es a través de empresas constituidas legalmente”, afirma Hernández.

Según la periodista, incluso barcos de Petróleos Mexicanos (Pemex) habrían sido usados para transportar cocaína desde Sudamérica hacia México.

“La manera de transportar la cocaína de Sudamérica a México son transportes legales: ferrocarril, importantes empresas atuneras, barcos de Pemex (Petróleos Mexicanos) que iban con combustible a Ecuador y regresaban cargados de droga a México, en un negocio propuesto por los mismos funcionarios públicos en México”, acusa Hernández.

El Cártel de Sinaloa nace en California

Otra de las revelaciones del libro es que el Cártel de Sinaloa habría surgido en la ciudad de Los Ángeles, California, que junto con Culiacán, Sinaloa, representan los dos principales centros de almacenamiento y distribución de drogas a escala global.

Los hechos que EE.UU. ha mantenido en secreto durante el juicio contra 'El Chapo' Guzmán
Los hechos que EE.UU. ha mantenido en secreto durante el juicio contra ‘El Chapo’ Guzmán

La periodista relata que en la década de 1970, el negocio de la droga era manejado por un cuñado del ‘Mayo’ Zambada, una persona de origen cubano llamada Antonio Cruz Vázquez, alias ‘Nico’, considerado “el rey de la cocaína en Las Vegas” y casado con Modesta Zambada, hermana del ‘Mayo’.

Según esa versión, cuando ‘Nico’ viajó a Sinaloa fue para alentar a la familia a producir amapola para luego traficarla a nivel internacional.

A partir de entonces, el ‘Mayo’ Zambada aparentemente comenzó invertir en otras empresas legales de producción de carne y leche, que incluso abastecían a la cadena Walmart, tal como ocurría con la firma Nueva Industria de Ganaderos de Culiacán, propiedad del capo.

Lo que no se dijo en el jucio del Chapo

Las revelaciones del nuevo libro de Hernández permiten conocer varios datos que fueron “censurados” durante el juicio contra el ‘Chapo’ Guzmán en Nueva York.

“El problema del juicio del Chapo es que fue un juicio muy censurado por la propia fiscalía, porque corrían el riesgo de que se saliera de control el tema de la corrupción en México”, dijo Hernández. “Me queda claro que el juicio fue más un ‘show’ que un acto de justicia”, apuntó.

Esta supuesta censura habría incluido los testimonios sobre los acuerdos del ‘Mayo’ Zambada con el Gobierno de EE.UU., pero también la manera en que a varios testigos “tampoco les dejaron hablar sobre los pagos millonarios a (los expresidentes mexicanos) Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto”.

De esa misma manera, se habría evitado revelar información sobre los presuntos sobornos recibidos por Genaro García Luna, quien era el titular de la Secretaría de Seguridad Pública durante el mandato de Calderón.

La periodista también señala que el Gobierno de México, durante la actual administración del presidente, Andrés Manuel López Obrador, “tiene contratos millonarios con empresas del ‘Mayo’ Zambada”.

Revelaciones que bien podrían ayudar a reescribir la historia del narcotráfico en México.

Manuel Hernández Borbolla

admin