La ilusión demócrata de derrotar a Trump

Visitas : 102

Elecciones en EE.UU.: La ilusión demócrata de derrotar a Trump en Texas, bastión republicano

Desde 1976 que la coalición conservadora se ha quedado con los comicios presidenciales en este estado sureño, aunque hay un grupo de personas que ha decidido no volver a apoyar al Mandatario.

La abogada texana Monica Haft votó por Donald Trump en las elecciones de 2016 y se arrepintió casi inmediatamente. Ahora, cuando faltan casi 100 días para los comicios presidenciales en Estados Unidos, esta republicana de larga data insiste en que no va a repetir, lo que ahora califica como un error.

La letrada espera que otros conservadores desilusionados se unan a ella en su intento de que el demócrata Joe Biden gane en Texas, durante décadas bastión republicano, para terminar con lo que ella describe como una presidencia que ha sido como una película de terror.

“Lo tenemos que sacar”, afirmó Haft, de 51 años, en una entrevista con la AFP desde Plano, una localidad conservadora cercana a Dallas. “No me puedo imaginar qué pasaría con nuestro país con cuatro años más de esto”, afirmó citando la gestión de la crisis del coronavirus, entre otros asuntos. Los estadounidenses que votaron por Trump pero que podrían no volver a apoyarlo tienen la clave de las elecciones de 2020 en sus manos. Para Haft hay suficientes republicanos “asqueados y avergonzados” que podrían ayudar a darle el estado de Texas a un candidato demócrata por primera vez desde 1976.

Pero ella reconoce que su opinión no le ha salido gratis y que muchos conocidos y familiares la han borrado de las redes sociales. Sin importar los obstáculos, Haft ve que hay votantes que se alejaron de Trump. “Tengo varios amigos y colegas que votaron por él y que ahora se arrepienten o que son republicanos que no votaron en las elecciones pasadas y ahora van a votar por Biden”, argumentó. En Texas, los republicanos han tenido durante décadas la ventaja y lo demuestran los registros de votantes por partido. Pero un cambio demográfico puede sacudir los pies de Trump.

Claire Young, que en 2016 votó por la demócrata Hillary Clinton, trabaja como profesora en Bee Cave, una localidad conservadora cerca de Austin. Para ella, muchos republicanos están alejándose del Presidente. “La respuesta de Trump al covid-19 realmente enfadó a mucha gente que antes le daba a Trump el beneficio de la duda”, dijo Young, de 43 años, añadiendo que varios de sus parientes que votaron por el Mandatario, ahora apoyan a Biden. “El juego de persuasión” Si Biden logra ganar Texas, el segundo estado más poblado después de California, sería una gran empuje para su campaña.

“El juego de persuasión” Si Biden logra ganar Texas, el segundo estado más poblado después de California, sería una gran empuje para su campaña.

El ex vicepresidente lidera las encuestas a nivel nacional y según los sondeos también está por delante en Florida, Michigan, Carolina del Norte, Pensilvania y en Wisconsin. En Texas, uno de los estados donde los contagios del coronavirus aumentan y hay cerca de 4.500 muertos, los votantes están descontentos con la respuesta de Trump a la pandemia. Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac le da a Biden un 45% de los votos y un 44% a Trump en Texas.

“Todo lo que está ocurriendo es una tormenta perfecta”, afirmó Jane Hamilton, que trabajó para Biden durante las primarias. Para ella, si Texas va para los demócratas, no hay forma de que Trump siga en la Casa Blanca. “Las cifras no pintan bien para Trump” tras su respuesta a la pandemia, señaló por su parte Brandon Rottinghaus, profesor de la Universidad de Houston, quien considera que las mujeres y los latinos de los suburbios pueden cambiar la dinámica.

Ganar esos votantes frustrados “es un juego de persuasión, y el juego de persuasión se disputa en los suburbios”, afirmó. “Trabajo por hacer” Estos suburbios incluyen Fort Worth, una localidad de 2,1 millones de personas. En esa línea el presidente del Partido Republicano local, Rick Barnes, admite que Texas se va a decidir en los suburbios. “Tenemos trabajo por hacer antes de las elecciones, y eso lo sabemos”, señaló, agregando que el Mandatario tiene que responder por las decisiones que tomó en relación a la pandemia. Pero Barnes se mostró confiado de que Texas, con el impulso de votantes conservadores de localidades rurales, va a rechazar el “socialismo” de los demócratas.

Para ello confían en votantes del núcleo duro, como Joel Downs, que creen que la respuesta del Presidente a la crisis del coronavirus no va a alejar a sus votantes. Para este hombre de 73 años, que luce una gorra con la insignia Trump 2020, los republicanos que crucen las líneas partidistas para votar a Biden son una “minoría”. Y sin embargo, este grupo existe. La instructora en estudios bíblicos Anna Griffith, que vive en Colleyville, ha votado por los republicanos durante décadas, pero ahora le parece que es imposible apoyar a Trump. Para ella, los evangélicos son unos hipócritas por apoyar a un hombre “tan arrogante que no merece ser presidente”, afirmó. “El Señor odia la arrogancia”, sentenció.

admin