Reconozcamos el sacrificio de los agricultores –

LA AUTORA es odontóloga y política, Reside en Suiza.

Los agricultores son el pilar de todas las naciones avanzadas;  por eso son protegidos y subvencionados por los gobiernos que reconocen su carácter esencial.

En República Dominicana los actuales ministros, que deberían proteger el sector, destruyen la agroindustria local importando productos del exterior y con ello hacen competencia desleal a la agricultura local. Es por ello que vemos tantas miles de tareas de tradición agrícola sin sembrar, porque quienes se arriesgan pierden, ya que el estado no les garantiza la venta de su producción y tienen que abandonar sus sueños.

Son muchos que han tenido que abandonar el campo y por la venta de terrenos públicos agrícolas (caso terrenos del CEA) por parte del gobierno, porque para sembrar lo que sea se necesita capital, muchos sacrificios y un marcó de garantías estatales. Ver una plantación de cacao, maíz, plátanos, arroz, yuca, limones, aguacates, coco, mangos y naranja es un verdadero milagro hecho a base de muchos efuerzos, sacrificios, privaciones y dinero. Pero eso no le importa al actual gobierno, más bien si le pueden pasar un gredar y tumbar, lo hacen, porque ellos no aceptan competencia. Llegando a destruir áreas protegidas para explotación agrícola

Son muchas historia de agricultores quienes, después de tener una plantación lista para la cosecha, no puede comercializarla porque ese producto ya fue traído de fuera y abarrotaron el mercado. Como ha pasado con, las habichuelas, el limón, el ajo y otros.

Los préstamos millonarios que otorga el Banco Agricola a bajos intereses, no son para el agricultor común, son para unos comerciantes politiqueo, que hasta se adjudican tierras en parques nacionales, un ejemplo es el hermano del presidente que expropió unas, para sembrar aguacate, y aún teniendo el repudio social, ahí se quedó, no pasó absolutamente nada.

Imaginen un agricultor normal va a buscar un préstamo, se lo dan por 350 mil pesos con intereses y a pagarlos en pocos meses. Si lo solicita uno de esos políticos, se lo otorgan por 35 o 50 millones a un 1% y al final le condonan deuda.

Así se destruye un país.

Este y todos los días y porque son vitales, reconozcamos el sacrificio de los agricultores, que lo son por verdadera vocación.

¡Que vivan los agricultores!

admin