Dominicano asesinado por presunto pandillero tiene tumba



Visitas :
104

Dominicano asesinado por presunto pandillero tiene tumba secreta por vandalismo en cementerio de Lawrence

Miguel Cruz Tejada

NUEVA YORK._ Nike Colon, un dominicano asesinado por el presunto pandillero Eddy Almonte en Haverhill (Massachusetts), el 17 de mayo de 2018, tiene ahora una tumba secreta después que la suya fue vandalizada tres veces en el cementerio Saint Mary (Santa María) en la ciudad de Lawrence, reveló la madre del muerto, Michelle Gerónimo, quien tuvo que llevarse la lápida provisionalmente a su casa.

La madre, explicó que en el primer ataque a la tumba de su hijo, los vándalos destrozaron la lápida en abril de 2019 para volver a atacar destruyendo la cubierta de su fotografía del difunto que estaba incrustada en la lápida protegida por un vidrio que fue hecho pedacitos por los agresores.

Ella relató que después de su primera denuncia a la policía, los agentes no respondieron a su queja, quedándose indiferentes.

Colón, quien tenía 20 años de edad fue ultimado a tiros en el vecindario de Mount Washington en un asesinato que la policía calificó como de rivalidad entre pandilleros, pero la madre niega desde el primer día, que su hijo estuviera envuelto en gangas.

Almonte, también dominicano y presunto miembro activo de Los Trinitarios huyó y fue capturado 12 días después del crimen en Virginia donde se escondía.

Colón, que vivía en Haverhill, tenía 20 años. La madre enterró a su hijo en el cementerio Saint Mary en Lawrence poco después de su muerte, y pensó que finalmente podría descansar en paz mientras su familia comenzaba el proceso de duelo.

Pero eso duró hasta abril del año siguiente, dijo Gerónimo, cuando la lápida de su hijo fue destrozada.

Fue la primera de las tres veces que la lápida fue dañada antes de que la madre colérica y con el corazón roto, decidiera quitar la piedra del cementerio y exhumar el cuerpo de su hijo para colocarlo en otra tumba.

“No creo que nadie piense nunca que cuando entierres a tu hijo una vez, tendrás que volver a hacerlo”, explicó Gerónimo entre lágrimas. “No debería tener que sentir que el grado de sentirme bien era llevar su piedra a la casa separada de su cuerpo”.

Dijo que presentó un informe policial después del primer acto de vandalismo, en el que la lápida de su hijo fue derribada y despedazada, pero nadie fue acusado por el daño.

Un segundo acto de vandalismo ocurrió en el verano de este año, cuando los vándalos vertieron una sustancia parecida al aceite sobre la lápida. La familia pudo limpiar la piedra, pero Gerónimo perdió la paciencia durante el fin de semana del Día del Trabajo 2020 cuando un amigo de su hijo le informó sobre más daños.

“La imagen de Nike que teníamos en su lápida se había hecho añicos”, dijo Gerónimo sobre el incidente, que se cree que ocurrió durante la noche del 4 al 5 de septiembre. “Esa fue mi última gota. Fui al cementerio y traje la lápida. Lo saqué y lo traje a casa”.

La familia ahora mantiene en secreto la bicación de la nueva tumba de Colón, y solo sus padres, hermanos y una tía que vive en la localidad conocen la ubicación. Gerónimo dijo que se dedicará un pequeño espacio en la casa de la familia para recordar a Colón, lo que permitirá a familiares y amigos llorarlo a su manera.

“He recibido muchos mensajes de los amigos de Nike. Ellos entienden que no sabrán dónde estará ahora”, dijo Gerónimo. “Lo enterraron, y lo enterraron públicamente, y tuvieron la oportunidad de visitarlo, pero el vandalismo sigue ocurriendo. Por la salud mental y la curación de mi familia, no podemos seguir haciendo esto más”.

Gerónimo dijo que la lápida de su hijo no es la única vandalizada citando que la del estudiante dominicano Leonel Rondón, muerto en las explosiones de tuberías de gas en el Valle Merrimack en Massachusetts, donde se ubica la ciudad de Lawrence, también está enterrado allí. Su lápida fue pintada con aerosol y grafiti, dijo la madre.

“Mi hijo no es el único al que han destrozado su lápida, pero cuando el vandalismo es intencional para mi hijo, simplemente duele”, dijo y agregó que duda que el daño a la lápida de Colón esté relacionado con los enfrentamientos de las pandillas en Haverhill. .

“Nadie que vaya a visitar a un ser querido en un cementerio debería tener que ver algo así. Ni siquiera hemos terminado de llorar. Todavía tenemos un juicio por asesinato. Hay muchas cosas que nos han dejado sintiendo que no hemos tenido paz desde que lo enterraron, y esto no ayuda”, agregó la madre.

La policía dijo que la muerte de Colón fue parte de una guerra entre pandillas callejeras en Haverhill.

Colón estaba sentado en una camioneta estacionada en el vecindario de Mount Washington cuando Almonte llegó y disparó un tiro al vehículo, hiriendo fatalmente a Colón, dijo la policía.

Almonte comparecerá en la corte superior a mediados de noviembre para una conferencia en la que se acordará la fecha del juicio.

La madre relató los ataques al periódico local de Lawrence Eagle Tribune y al canal Telemundo Nueva Inglaterra.





Source link

admin